Encontrar un préstamo en línea es un proceso rápido y conveniente. Pero puede plantearte preguntas sobre la legitimidad de un sitio web.

¿Cómo sabes que no sólo recibirás el préstamo, sino que tu información personal y financiera seguirá siendo privada? Algunos trucos simples del comercio son todo lo que necesitas saber para garantizar un proceso seguro desde el principio hasta el final.

Aquí unos pasos sencillos de seguir y verificar:

a) Elegir a un prestamista en un sitio web seguro

En primer lugar, revisa para asegurarte de que el sitio web del prestamista es seguro. De lo contrario, resulta fácil para los hackers interceptar información privada que ingreses, como números de tarjetas de crédito.

El inicio de la dirección web comienza con “https” en lugar de simplemente “http”. La “s” agregada significa que el sitio contiene una capa adicional de cifrado para proteger tu información.

También asegúrate de iniciar sesión en Internet mediante una conexión protegida por contraseña en lugar de una conexión pública, como en una cafetería, para proteger tu información de los piratas informáticos.

b) Verificar el número de licencia del prestamista

La mayoría de los prestamistas están regulados por agencias bancarias estatales y/o nacionales y deben mantener una licencia válida, de acuerdo con las leyes de tu país. Busca en el sitio web para encontrar el número de licencia de la empresa sobre su estado.

A menudo puedes encontrar esta información en las páginas de “ubicación” o “sobre nosotros”. También puedes llamar al servicio de atención al cliente si tienes problemas para encontrarlo en el sitio web.

Sólo recuerda que hay buenos prestamistas que no se encuentran regulados.

c) Analizar la edad del sitio web

La mayoría de los principales prestamistas en línea han estado en el negocio durante varios años.

Si el sitio web es menor de dos años, es menos probable que sea un prestamista legítimo. Busca la edad del dominio usando un sitio web como “Who is”, que te dirá cuánto tiempo ha estado funcionando dicho sitio web.

Se necesita mucho tiempo para construir un sitio web de préstamos legítimo, por lo que si tu prestamista tiene al menos cinco años de edad, generalmente puede contar con que sean confiables.

d) Buscar en Google el nombre de la empresa

Hay casi siempre revisiones en línea para casi todos los prestamistas. Si no, tal vez deberías elegir otro.

e) Ser muy cuidadoso

See muy cuidadoso con los agentes. Siempre confía en tu instinto cuando selecciones un prestamista y nunca dudes en llamar y hablar con alguien por teléfono.

Si el representante de servicio al cliente puede responder fácilmente a tus preguntas, es más probable el tratar con un prestamista con el que puedas confiar.

Para facilitarte esta tarea en prestamosycreditos.mx hemos hecho esta importante tarea por y para tí, mostrándote un listado de prestamistas en línea que ofrecen desde préstamos express hasta préstamos personales y en quienes puedes confiar que todo el proceso es legal.

Solo visítanos y cerciórate tu mismo.

No faltan atracciones, sonidos y actividades para el aficionado a la música en la Ciudad de México.

Ya sea que te guste el hojear en los racks de discos de vinilo o el escuchar algún buen mariachi al aire libre, la Ciudad de México lo tiene todo cubierto y es lo que vamos a mostrarte en esta guía destinada a los amantes de la música cuando visitas o vives en la Ciudad de México.

Aparte de sus fantásticas salas de conciertos, donde es probable que veas una gran cantidad de importantes artistas y grupos internacionales tocando regularmente, hay muchos lugares para escuchar géneros más específicos. Aquí veremos a 3 de ellos.

a) Mama Rumba para la salsa

No hay club mejor que la Mama Rumba para escuchar y bailar la música salsa comercial, de hecho podrás bailar hasta el amanecer.

Al vivir en los departamentos de la Condesa, la zona de la Roma me queda cerca.

Este barrio ha sido residencia de Mama Rumba durante más de 25 años por lo que es un icono de la ciudad y abrumadoramente popular entre los lugareños y los visitantes por igual.

No es de sorprender que la salsa cubana y los espíritus reinen en esta salsa, junto al favorito de la cerveza cubana, el Bucanero.

Si quieres pasar una tarde genial visita Mama Rumba en la Calle Querétaro 230, en Roma Norte.

b) La Plaza Garibaldi, la casa del mariachi

No se puede visitar la Ciudad de México y no parar por Plaza Garibaldi si eres un fanático de la música, dado que tiene una reputación en todo el país por ser el sitio del tradicional mariachi.

Claro, el mejor lugar para escuchar mariachi es innegablemente en su lugar de nacimiento como lo es Jalisco, pero si visitas la capital, este es el lugar para venir.

La Plaza Garibaldi se ubica en el Eje Central Lázaro Cárdenas s / n, en el centro de la Ciudad de México.

c) Salón Calavera “Cultural Roots” la casa del reggae

Los fanáticos del reggae se unen en Salón Calavera “Cultural Roots”, que cobra una pequeña cuota de entrada y toca algunos de los mejores sets de DJ reggae en vivo y canciones relajadas que marcarán el escenario para una gran noche en el centro histórico de la Ciudad de México.

Aquí sirven cerveza tamaño caguama (botella de 1,2 litros, por lo general) por un precio respetablemente bajo teniendo en cuenta la ubicación central del lugar, su amplia terraza y sus coloridas obras de arte que decoran las paredes de esta antigua casa chirriante.

Salón Calavera “Cultural Roots” se ubica en la calle de Tacuba 64, en el centro de la Ciudad de México.

Estos son solo algunos de los mejores lugares para irte a relajar y escuchar música o si deseas liberarte un poco del estrés de la semana.

Obviamente existen muchos otros lugares, ideales para los amantes de la música pop, rock and roll, etc.

Lo importante es que la Ciudad te ofrece todo un abanico para pasar un buen rato y eso no se puede pasar por alto ¿cierto?

Si eres uno de los míos, esto es, que hablas dormido entonces esto es para tí.

Recuerdo que mientras era pequeña y dormía en mi cama, no se daban cuenta de que hablaba mientras dormía.

Fue hasta una noche en donde mis hermanas y yo descansábamos en un enorme colchón king size en un paseo que tuvimos como familia cuando mi hermanita me dijo que estuvimos platicando por un buen rato mientras yo dormía. Obviamente mi mamá pensó que ambas estábamos jugando, sin embargo, esto no fue así.

El hablar durante el sueño es realmente un desorden del sueño conocido como somniloquio (somniloquy).

Los médicos no saben mucho sobre el por qué sucede o lo que ocurre en el cerebro cuando una persona duerme. El que habla durante sus horas de sueño no es consciente de que está hablando y no lo recordará al día siguiente.

Por lo que si hablas mientras duermes, puedes completar frases sin problema, hablar tonterías o hablar en una voz o un lenguaje diferente de lo que utilizarías normalmente cuando estás despierto. Por otro lado, el hablar dormido parece ser inofensivo.

Revisemos ahora un poco más de fondo este llamado trastorno del sueño.

El hablar dormido se define por dos etapas y el tipo de gravedad:

  • Etapas 1 y 2: En estas etapas, no se está tan profundo en el sueño como las etapas 3 y 4 y es mucho más fácil de entender ya que la persona puede tener conversaciones enteras que tengan sentido.
  • Etapas 3 y 4: Está es una etapa de sueño más profundo y el discurso generalmente es más difícil de entender. Puede sonar como a gemidos o jirones.

La severidad de la charla de sueño está determinada por la frecuencia con que ocurre:

  • Suave: La charla ocurre menos de una vez al mes.
  • Moderada: La charla ocurre una vez a la semana, pero no todas las noches. El hablar no interfiere mucho con el sueño de otras personas en la habitación.
  • Severo: Ocurre todas las noches y puede interferir con el sueño de otras personas en una misma habitación.

El hablar dormido puede sucederle a cualquier persona en cualquier momento, pero parece ser más común en niños y hombres. También puede haber un vínculo genético. Por lo que si tienes padres u otros miembros de la familia que les pase lo mismo, lo más seguro es que tu también lo hagas.

También es posible que se presente un aumento ante ciertos momentos de nuestra vida y pueden ser desencadenado por una enfermedad, fiebre, al beber alcohol, estrés, por condiciones de salud mental, como la depresión y/o la privación del sueño.

Las personas con otros trastornos del sueño también tienen un mayor riesgo de hablar dormidos incluyendo personas con antecedentes de apnea del sueño, sonambulismo, terrores nocturnos o pesadillas.

Afortunadamente mientras el hablar dormido no es una condición médica grave, hay momentos en que podría ser apropiado ver a un médico cuando se está interfiriendo con tu calidad de sueño o si estás excesivamente agotado y no puedes concentrarte durante el día.

Hasta la fecha no se conoce ningún tratamiento para este tema sobre el hablar dormido, pero un experto en sueño o un centro de sueño puede ayudar a manejar esta condición.

Ahora que si tienes una pareja a la que le molesta tu estado se puede recurrir adicionalmente a: dormir en diferentes camas o habitaciones, que tu pareja use tapones para los oídos, usar una máquina de ruido blanco en la habitación para ahogar cualquier conversación o cambiar el estilo de vida.

Los cambios en el estilo de vida pueden ser el evitar el alcohol, las comidas pesadas cerca de la hora de acostarse y el establecer un horario de sueño regular con rituales nocturnos para persuadir a tu cerebro en el sueño.