¿Cómo funciona el aula del futuro?

Estamos viendo en los colegios de nuestros hijos nuevas modalidades de aprendizaje que incluyen a su vez, la adaptación de sus aulas de clase en donde ahora pueden contar con pizarrones digitales, cañones y tabletas.

Al igual que las aulas, también cuentan con una adaptación en cuanto al mobiliario escolar como lo son las mesas y pupitres escolares, todo esto tiende a ser más flexible para adaptarse al tipo de clase y forma de enseñar.

Con todo lo anterior se plantea aún la inquietud sobre cómo se está combinando la enseñanza humana con la tecnología. Veamos algunos puntos de interés:

  • Las herramientas tecnológicas se combinan con las tácticas tradicionales de educación para crear una nueva pedagogía.
  • La instrucción es más personalizada. Los modelos de aprendizaje pueden rediseñarse de una manera que integre múltiples enfoques de instrucción y aproveche los talentos colectivos de los alumnos.
  • Las computadoras toman más la función del instructor indicándoles a los estudiantes dónde sentarse durante el día en diez secciones diferentes, las lecciones a revisar, la forma de trabajo, etc.
  • Los algoritmos toman más decisiones. Se contarán con pizarras inteligentes quienes incluso comenzarán hablar para indicar la lección a los estudiantes, evaluará a los estudiantes con “hojas de salida” para determinar qué estudiantes se agruparán al día siguiente y qué hará cada uno de ellos.

Algunos son escépticos de la IA en escuelas

Si bien, el contar con programas donde se permite hacer tareas a través de un algoritmo, el aprendizaje combinado y el uso de algoritmos para guiar el proceso de aprendizaje hace que algunos educadores se sientan incómodos.

Se han realizado ya ensayos en algunas escuelas en donde se ha utilizado este tipo de nuevas estrategias y los docentes han argumentado que el simple uso de un programa algorítmico no es suficiente para garantizar un aprendizaje exitoso.

Se ha encontrado que el solo seguir instrucciones no es suficiente.

En este sentido se ha enfatizado de que las computadoras simplemente no son lo suficientemente avanzadas como para enriquecer significativamente el aprendizaje.

Otros educadores argumentan que las computadoras simplemente terminan enseñando las pruebas estandarizadas, que pueden no funcionar mejor que algunas intervenciones no digitales.

Esto nos está llevando a que el aula del futuro será un lugar donde la tecnología, los muebles y el estudiante se cruzan.

Si las tendencias en el diseño del aula continúan, las aulas futuras pueden ser bastante similares a las aulas de aprendizaje mixto que estamos observando hoy día.

Será un entorno colaborativo y de usos múltiples con escritorios, sillas y mesas flexibles, con el plan de estudios y el mobiliario diseñados para el alumno.

El mayor uso de la inteligencia artificial, los algoritmos y las computadoras conformarán aún más las aulas.

Esto significa que la conectividad a través de la tecnología del mobiliario se convertirá en un aspecto esencial del diseño del aula; los muebles deben complementar el uso de la tecnología y la tecnología debe mejorar la experiencia de uso de los muebles.