Cómo la luz afecta el sueño

¿Alguna vez te has despertado minutos antes de que tu alarma se apague y te maravilló la sensación que tuvo tu cuerpo con respecto al tiempo?

Los seres humanos (y la mayoría de las criaturas vivientes) tienen un reloj interno que refleja los ciclos de la naturaleza del día y de la noche.

Nuestro cerebro es una maravilla, en él se ubica un área llamada hipotálamo, este es el temporizador que regula muchas de las funciones de nuestro cuerpo, como el sueño, la energía y el hambre.

La luz solar detectada por las células en la retina del ojo envíando mensajes al cerebro que nos mantienen en un patrón de aproximadamente 24 horas.

Estas señales de luz llegan a desencadenar varios tipos de eventos químicos en el cuerpo los cuales  causan cambios en nuestra fisiología y el comportamiento.

Por ejemplo, a medida que la noche se acerca y la luz en nuestro ambiente disminuye, la hormona de la melatonina comienza a elevarse y la temperatura corporal cae, lo cual nos ayuda a estar menos alertas y más propensos a comenzar a tener sueño.

Con la ayuda de la luz de la mañana, los niveles de melatonina son bajos, la temperatura corporal comienza a subir y otros cambios químicos, como un aumento en la hormona activadora del cortisol, ocurren para ayudarnos a sentirnos alerta y listos para el día.

La luz y la oscuridad son señales poderosas que le dicen a tu cuerpo que es hora de descansar o prepararse para un día productivo.

Así que no es ninguna sorpresa que la luz en el dormitorio así como la luz que penetra desde fuera tiene un impacto en la calidad del sueño.

La luz artificial después de la oscuridad puede enviar mensajes de alerta al cerebro, suprimiendo la producción de la hormona de la melatonina que induce el sueño y hace que sea más difícil quedarse dormido.

De hecho, un estudio reciente mostró que incluso la luz brillante de la habitación podría tener este efecto químico. Y si los primeros rayos del sol comienzan a activar el cuerpo pueden causar que alguno de nosotros se levante antes de que estemos listos.

Con un poco de creatividad, sin embargo, puedes utilizar la sensibilidad a la luz del cuerpo en tu ventaja. Considera las lámparas incandescentes de bajo voltaje en tu cama para ayudarte a relajar en las horas antes de dormir.

Examina tu habitación ante cualquier otra fuente de luz artificial, por ejemplo, farolas o luces de porche, o incluso el resplandor de los botones de alimentación de los aparatos electrónicos como televisores o despertadores luminosos.

Considera la posibilidad de bloquear éstos para hacer la habitación completamente oscuro mientras duermes.

Si vas al baño durante la noche, hazlo de preferencia a obscuras en lugar de encender las luces.

Si puedes despertar descansado con el sol después de 7-9 horas de sueño, entonces por todos los medios dale la bienvenida a los rayos de la mañana.

Si no, utiliza cortinas para resguardar tu sueño hasta que se cumplan tus ciclos y sea hora de despertar y comenzar el día.

Esperamos que esta información te ayude a conciliar mejor tu sueño y si el efecto proviene de un colchón defectuoso, contamos con venta de sofá camas que te ayudarán a que tu descanso sea mucho más efectivo además de lo descrito en esta nota.