Cómo me convertí en un verdadero Hitch

¿Han visto la película de Hitch? Aquella donde Will Smith pasó de ser un nerd universitario a convertirse en un experto con las mujeres y cobrar por ayudar a hombres a conseguir al amor de sus vidas. Siempre me gustó mucho ese filme porque me recordaba a mí, sólo que yo nunca cobré por ayudar a mi amigo a conquistar a alguna chica. Yo era muy tímido, serio, estudioso y me encantaban los cómics en mi vida estudiantil, lo que me hacía nerd ante los ojos de las chicas. No tenía mucha suerte con ellas, aunque le caía bien a la mayoría, pero todas me veían como un excelente amigo o como el chico que las ayudaría con las tareas y los exámenes. Así que después de graduarme de la Universidad decidí hacer algunos cambios en mi vida. Asistí a bares, fiestas y lugares donde se dieran movidas de conquista para estudiar lo que a las chicas les gustaba. Aprendí algo muy importante: observar. La vista te da muchas pistas para saber la jugada que tienes que hacer para conquistar a alguien. Con el tiempo me volví un experto, pues decidí poner en práctica todo lo que había aprendido. Cambié mi forma de vestir, de hablar y de comportarme. Mis gustos seguían siendo los mismo, pero no iba a decirle a las chicas que me gustaban los superhéroes, eso a menos que supiera que a ella también.

Muchas mujeres pasaron por mi vida, pero ninguna era la indicada para entregarle todo mi amor. Muchos de mis amigos notaron mi cambio y me preguntaban que cómo le hacía. Simplemente les contestaba que aprendí a observar y a jugar muy bien mis cartas. Me pedían que les diera un consejo para conquistar a esta o a aquella chica, por lo que en ocasiones los ayudaba, teniendo resultados sobresalientes. Un día, uno de mis mejores amigos, quien también era un nerd de primera como yo, me comentó que estaba desesperado por no conseguir a la mujer de sus sueños, quien ya lo había bateado en diversas ocasiones. Así que era hora de sacar al Hitch mexicano. Después de que pidió unas semanas de vacaciones de su empresa donde maneja un plotter de corte, lo llevé a comprar nuevas prendas, hicimos un cambio de look y comencé a aconsejarle sobre cómo debía comportarse. Mientras practicaba su nueva personalidad, decidimos asistir a lugares donde estaría su chica para observarla y descubrir lo que le gustaba.

Después de una larga observación de campo identificamos algunas áreas de oportunidad en las que debía trabajar mi amigo y unos puntos que podríamos atacar de la chica. Pasaron unas tres semanas hasta que le dije a mi amigo que hiciera su primera movida, siguió mis consejos al pie de la letra y la joven en cuestión aceptó salir con él. Una cita, dos citas, tres citas y una cuarta pasaron hasta que formalizaron una relación. Al final descubrieron que tenían muchas cosas en común, como la pasión por los cómics. Resulta que ella era una nerd de clóset. ¿Ahora entiendes mi punto? El chiste no es cambiar por completo, sólo el envase, pues en la actualidad es lo que vende, ya después muestras tu verdadero yo y descubrirás lo más oculto de las personas.