Contaminantes

Hace unos días fui a una clínica para hacerme un cultivo faríngeo ya que la garganta me había estado molestando mucho por un par de semanas, algo que me estaba comenzando a causar varios problemas, ya que llego al punto de que el ir a trabajar me estaba resultando ser muy difícil, además de que en las juntas me costaba mucho trabajo hablar. Adicionalmente,  en los últimos días comencé a padecer un poco de fiebre, siendo esto la gota que derramo el vaso puesto que así ya no podía llevar acabo mis labores cotidianas.

Cuando fui al medico este me examino con sus aparatos y me pregunto sobre mi estilo de vida. Cabe destacar, que  llevo un estilo de vida muy sano ya que me alimento de manera correcta, hago mucho ejercicio y no hago nada que no deba, algo que a estas alturas del partido no es nada fácil, particularmente con la energía que consume mi trabajo. Debo decir que cuando relate mi estilo de vida, por alguna razón, creí que el medico se sorprendería cuando en realidad se le hizo de lo mas normal e inclusive llego a decirme que podría ser que mi condición de la garganta podría estar relacionada a mi estilo de vida.

Subsecuentemente, el doctor prosiguió a preguntarme sobre donde era que hacia ejercicio, ya que esto era algo muy importante. A esto respondí que hacia ejercicio en múltiples locaciones dependiendo sobre todo, en alguno de los parques de la ciudad cuando me empleaba en mi trabajo cardiovascular,  puesto que existen subidas y bajadas muy pronunciadas, excelentes para la quema de calorías masiva. Cuando mencione este factor el medico me dijo que ese podría ser el problema o una fuente importante del mismo.

Esto fue algo que realmente me sorprendió, puesto a que yo estaba siempre bajo la impresión que había pocas cosas tan saludables como el hacer ejercicio al aire libre. Sin embargo, resulta ser que en algunos casos en particular esto puede tener un efecto completamente contrario al que creemos, especialmente cuando se vive en una ciudad como la nuestra. Esto se debe a la fuerte contaminación del aire que hay aquí, algo que hace mucho sentido, solo hace falta el echar un vistazo en un día cualquiera   para ver lo gris que es  el aire.

Aunque nos hemos acostumbrado ya a este efecto visual adverso a la estética, la verdad es que los contaminantes aire tan pesado de nuestra ciudad, emitido principalmente por los camiones de carga y las construcciones ilícitas a mayoreo, causan muy graves consecuencias en nuestra salud. Consecuencias que van desde una simple irritación faringe hasta un cáncer de pulmón ya que el vivir en esta ciudad se dice que es el equivalente a consumir una cajetilla y media diaria, lo que es una cantidad tremenda de contaminantes.

Veamos cuales serán los resultados.