Cosas que molestan en el trabajo

Las últimas dos semanas en el trabajo han sido muy complicadas debido a situaciones que se han presentado con los jefes y algunos compañeros. Yo laboro en una empresa que se dedica a la venta de materiales como las flejadoras para el transporte de mercancía o materias primas. Por eso decidí hacer este artículo, en el que mencionaré algunas cosas que quizá nos molestan en el trabajo pero no hacemos nada porque podrían tomar como normales o para evitar cualquier confrontación con las personas que me rodean.

Cuidado con las bromas. Éstas puedes ser un arma de dos filos dependiendo cómo las usemos o cómo las captemos, ya que cada persona es diferente y no todas soportan lo mismo, aunque sepan que es broma. Por ejemplo, recuerdo que en uno de mis trabajos tenía un horario de seis de la mañana a tres de la tarde, y debido a que en el transcurso de mis nueve horas de trabajo no había mucho personal, decidía no salir a comer, para no dejar desprotegida mi área, pero en cuanto daban las tres en punto de la tarde, tomaba mis cosas y me iba. Hasta ahorita todo normal, pero al despedirme de mis compañeros, éstos me hacían comentarios como: ¿Ya te vas ladrón? ¿Cómo que ya te vas? Cosas por el estilo, los cuales yo sabía que eran broma, aunque a veces me molestaban, pero nunca dije nada, lo soporté. También hay que tener cuidado con el tono en que decimos este tipo de comentarios, pues alguien no notará que es un chiste y el ambiente podría hacerse pesado.

 Otro aspecto que puede llegar a molestar es que te estén checando todo el tiempo, pues eso significa, o al menos para mí, que no confían en lo que haces o que te consideran una persona irresponsable. Si te contrataron es por tus capacidades, porque vieron algo en ti, por tus habilidades. Cierto que las primeras semanas es normal, pues están en un proceso de adaptación, pero si lo hacen después de cierto tiempo, es frustrante y vicia tus horas laborales.

Quizá a muchos no les importe lo siguiente que les voy a comentar, pero para mí es algo muy importante y que puede mejorar la productividad de todo trabajador. Si tus superiores no te reconocen cuando haces algo bien, aunque sea con una frase como “lo hiciste muy bien, te felicito”, puede llegar a debilitar la iniciativa de sus trabajadores y tendrán el ánimo abajo, pues pensarán que para qué se esfuerzan si de todos modos no les dirán nada. Hay veces que el jefe sabe que haces bien las cosas, pero si no las externa, todo queda a la interpretación de quien no las recibe.

Con el punto anterior se une otro igual de importante. Si tu superior nunca te dice cuando hiciste las cosas bien o te agradece que hayas dado un plus, pero lo que sí hace es regañarte cada vez que haces algo mal y recordártelo en cada momento, llega a mermar a los empleados, pues sólo se enfocan en los errores. Eso no permite un buen ambiente laboral.