Culpabilidad y Suerte

Hoy en la mañana estaba conduciendo por la ciudad en mi ruta habitual que conecta de una extraña y desorganizada manera, a mi casa con mi trabajo. Sin embargo, la rutina es un bien necesario que trae consigo efectos secundarios de los cuales se debe estar pendiente ya que de lo contrario es posible sobrepasar cosas no ordinarias del día como me paso en la mañana. Al estar conduciendo en el camino que ya he mencionado, olvide –debido a mi mente rutinaria – que tenia que dirigirme hacia otra ruta completamente distinta para atender una reunión.

Cuando me percate de esto,  entendí que me encontraba en una situación complicada, ya que hacia tan solo tres días que no pude llegar a una reunión debido a que se volteo un tráiler en el periférico por lo que fui condenado a pasar horas sin mover mi automóvil. Cuando eso sucedió, mi superior se enojo mucho aunque avise con tiempo e incluso envié una fotografía por el teléfono mostrando la realidad de mi situación. Claro que es un hecho que eso no fue mi culpa, sin embargo mi superior no le gustan las situaciones de este tipo algo que entiendo perfectamente bien en un hombre de su posición.

   Para algunos de nosotros, cuando esto sucede, suele sentirse como algo injusto ya que nuestro director tiende a culpar a personas por tener mala suerte ya que el dice que una persona de bien y cuerda siempre tiene buena suerte. Muchos de nuestros compañeros se enojan mucho con estos comentarios que no vienen hechos con molde de broma sino con suma seriedad, sin embargo a mi  punto de vista tiene mucha razón en lo que dice aunque no toda.  Así es, la suerte es manipulable  y manejable.  En mi caso de hace unos días por ejemplo, pude haber salido más temprano, lo que lógicamente no me hubiera tocado esa accidente dado a que vi el momento en el que paso.

El día de hoy por ejemplo, no hubiera tenido contratiempos de tan solo haber puesto atención al fijarme en los señalamientos viales y al recordar bien las cosas que me corresponden. Es un hecho que este tipo de situaciones se pueden evitar de tan solo otorgar atención a las cosas y prever las miles de situaciones adversas con las cuales uno se puede encontrar en una ciudad como esta.

No obstante, hemos de saber que toda regla tiene en alguno de sus apartados  alguna excepción y que estas tampoco se deben de pasar por alto al momento de hacer una evaluación de alguna situación. Existen también teorías que todo lo que sucede a nuestro alrededor es por nuestro bien ya que estamos en los lugares adecuados siempre aunque no lo planeemos y aunque pensemos que nos encontramos en un lugar equivoco. Sin embargo,  nunca esta demás hacer las cosas como se deben y nunca culpar a nada más que a nosotros mismos por nuestras fallas.