Lo que debes saber sobre el hablar dormido

Si eres uno de los míos, esto es, que hablas dormido entonces esto es para tí.

Recuerdo que mientras era pequeña y dormía en mi cama, no se daban cuenta de que hablaba mientras dormía.

Fue hasta una noche en donde mis hermanas y yo descansábamos en un enorme colchón king size en un paseo que tuvimos como familia cuando mi hermanita me dijo que estuvimos platicando por un buen rato mientras yo dormía. Obviamente mi mamá pensó que ambas estábamos jugando, sin embargo, esto no fue así.

El hablar durante el sueño es realmente un desorden del sueño conocido como somniloquio (somniloquy).

Los médicos no saben mucho sobre el por qué sucede o lo que ocurre en el cerebro cuando una persona duerme. El que habla durante sus horas de sueño no es consciente de que está hablando y no lo recordará al día siguiente.

Por lo que si hablas mientras duermes, puedes completar frases sin problema, hablar tonterías o hablar en una voz o un lenguaje diferente de lo que utilizarías normalmente cuando estás despierto. Por otro lado, el hablar dormido parece ser inofensivo.

Revisemos ahora un poco más de fondo este llamado trastorno del sueño.

El hablar dormido se define por dos etapas y el tipo de gravedad:

  • Etapas 1 y 2: En estas etapas, no se está tan profundo en el sueño como las etapas 3 y 4 y es mucho más fácil de entender ya que la persona puede tener conversaciones enteras que tengan sentido.
  • Etapas 3 y 4: Está es una etapa de sueño más profundo y el discurso generalmente es más difícil de entender. Puede sonar como a gemidos o jirones.

La severidad de la charla de sueño está determinada por la frecuencia con que ocurre:

  • Suave: La charla ocurre menos de una vez al mes.
  • Moderada: La charla ocurre una vez a la semana, pero no todas las noches. El hablar no interfiere mucho con el sueño de otras personas en la habitación.
  • Severo: Ocurre todas las noches y puede interferir con el sueño de otras personas en una misma habitación.

El hablar dormido puede sucederle a cualquier persona en cualquier momento, pero parece ser más común en niños y hombres. También puede haber un vínculo genético. Por lo que si tienes padres u otros miembros de la familia que les pase lo mismo, lo más seguro es que tu también lo hagas.

También es posible que se presente un aumento ante ciertos momentos de nuestra vida y pueden ser desencadenado por una enfermedad, fiebre, al beber alcohol, estrés, por condiciones de salud mental, como la depresión y/o la privación del sueño.

Las personas con otros trastornos del sueño también tienen un mayor riesgo de hablar dormidos incluyendo personas con antecedentes de apnea del sueño, sonambulismo, terrores nocturnos o pesadillas.

Afortunadamente mientras el hablar dormido no es una condición médica grave, hay momentos en que podría ser apropiado ver a un médico cuando se está interfiriendo con tu calidad de sueño o si estás excesivamente agotado y no puedes concentrarte durante el día.

Hasta la fecha no se conoce ningún tratamiento para este tema sobre el hablar dormido, pero un experto en sueño o un centro de sueño puede ayudar a manejar esta condición.

Ahora que si tienes una pareja a la que le molesta tu estado se puede recurrir adicionalmente a: dormir en diferentes camas o habitaciones, que tu pareja use tapones para los oídos, usar una máquina de ruido blanco en la habitación para ahogar cualquier conversación o cambiar el estilo de vida.

Los cambios en el estilo de vida pueden ser el evitar el alcohol, las comidas pesadas cerca de la hora de acostarse y el establecer un horario de sueño regular con rituales nocturnos para persuadir a tu cerebro en el sueño.