Tengo un búnker para sobrevivir al Apocalipsis

Siempre he tenido miedo de que el Apocalipsis o el fin del mundo me tome desprevenido. Muero de miedo de pensar que un meteorito se impacte contra la tierra y aniquile gran parte de la humanidad, o que a Corea del Norte se le ocurra lanzar una bomba atómica tan poderosa que liquide mi continente, peor aún, que una enfermedad rara convierta a todos en zombis y nos quieran comer. Por eso cree una especia de bunker en mi hogar, para estar resguardado ante cualquier eventualidad. Y hoy quiero compartirles lo que tengo, pero aún pienso meterle algunas cosas más.

Debajo de los pisos laminados de mi casa está la entrada al lugar que me cuidará de morir cuando esta Tierra se convierta en un caos o, en el peor de los casos, llegue a su fin. Al abrir la compuerta del piso se pueden ver al instante las escaleras pegadas a la pared, por las cuales hay que descender aproximadamente dos metros. Está muy oscuro, por eso en cuanto terminas de descender encuentras el interruptor para encender las luces y tener una iluminación tenue. En caso de que la electricidad falle tengo una planta y si esto llegara a fallar hay lámparas, pilas, velas y cerillos. Así que hay Plan A, B, C y D, por si las dudas.

Hay un sillón pequeño, de dos asientos para descansar, enfrente hay una mesa con una radio de baterías un poco viejita, una computadora por si se pudiera utilizar y una televisión de baterías y antena; además de una cámara de grabación. En una esquina está una alacena de buen tamaño donde he ido guardando comida enlatada, agua potable, unos pocos cubiertos de plástico y alimento para mascotas. Uno nunca sabe si los animales lograrán sobrevivir.

De frente a la alacena, en la otra esquina, hay un pequeño armarios donde tengo guardadas armas, apenas tengo una pistola, una escopeta y un cuchillo, pero quisiera adquirir algo de mayor potencia en caso de que sea necesario ante una invasión, ya sea de otro país o extraterrestre. Pueden llamarme loco pero no descarto cualquier evento. Incluso he decidido agregar un Game Boy viejo, algunos juegos de mesa y cuadernos y plumas, para entretenerme solo o con alguien y no perder la cordura tan pronto, aunque conociéndome quizá no sea tan difícil.

Mi última instalación será un botón de pánico, el cual aún analizo como ponerlo para que funcione y no me vaya a dar un susto. Se tratará de colocar bombas o algún tipo de explosivo debajo del suelo de mi casa para que en caso de que mi hogar y el búnker se vean comprometidos, apriete el botón y todo vuele en mil pedazos, incluyéndome yo. Pues preferiría morir que caer en manos de los que están ansiosos por hacernos sus rehenes, torturarnos o matarnos con sus propias manos. Si decido oprimir el botón de pánico, mi casa dejará de existir con todos los que hayan decidido entrar y parte de mi bunker quedará destruido, el resto expuesto.

Así que estoy casi listo, qué venga lo que tenga que venir.